13 abr. 2011

Urbanismo: Internacional

El urbanismo es sinónimo de identidad social

Conozcamos a continuación el proceso de transformación de la ciudad de Medellín Colombia, que se acentuó desde el año 2004 y que por la envergadura y los ámbitos de intervención se presumió como un procedimiento de transformación muy complejo y hasta ilusorio, sin embargo después de mas de 6 años, este modelo se perfila como un ejemplo para atender las desigualdades y las violencias sociales apoyándose en la educación, la arquitectura, y el urbanismo en su conformación integral.

En los dos videos a continuación podremos ver un resumen de lo que se entiende por urbanismo social luego de la experiencia vivida durante la gestión del alcalde precursor de este modelo: Sergio Fajardo. Posteriormente sugerimos a nuestros visitantes, ver la conferencia que éste último dictó en el Tecnológico de Monterrey denominada “Del miedo a la esperanza” en el cual se explica en esencia las características de este innovador “urbanismo social”. 


video

video
      

Urbanismo: Paisajismo/Imagen urbana

La Paz y su déficit superficial de aéreas verdes por habitante



Las áreas verdes son los parques y jardines que existen al interior de la ciudad, espacios para jugar, ejercitarse o pasar un rato agradable a lo largo del día. Estos espacios brindan enormes beneficios pues contribuyen al aumento de la calidad de vida de la población, así como al mejoramiento de la calidad del aire, disminución de islas de calor y en el mejoramiento de la salud de los habitantes, entre muchos otros beneficios. 

La cantidad de área verde que existe en una ciudad se mide en comparación con la población total que vive en ella. Par tal efecto la Organización Mundial de la Salud estimo un mínimo de 9m² de área verde por habitante para todas las urbes con más de 20.000 habitantes.

Pues bien, la ciudad de La Paz (sin contar a El Alto), cuenta con aproximadamente 3 m2 de área verde por habitante, según una estimación edil realizada en 2009, se cree un aumento de 1% para el año 2011. Evidentemente se aprecia un déficit superficial por encima de la mitad, que se atribuye principalmente a la  topografía de la ciudad y al no respeto de una normativa que incita a los ciudadanos que son propietarios de una o más parcelas a destinar entre el 15 al 20% de su terreno a un área verde.

Desde ya le proporción es diferente en las distintas partes de la ciudad puesto que la zona sur concentraría un mayor equilibrio superficie verde por habitante, además de tener una población que favorece la creación de jardines privados y públicos a través de su participación en la elaboración del POA anual, lo que no se percibe en otros macrodistritos urbanos.

Según EmaVerde se necesitaría al menos 5.450.000 nuevos metros cuadrados para poder cumplir con el  objetivo de dotar los 9m² a cada habitante, desafortunadamente esta meta parece aun estar muy distante pues se requeriría crear nuevos parques y jardines con una superficie equivalente a dos veces y media la mancha arbórea del bosquecillo de Pura Pura. ¿En ese sentido no sería más bien adecuado revertir este árido escenario des-estigmatizando nuestra topografía urbana y de esa manera concebir nuevas áreas verdes, parques y jardines adaptados a la morfología natural de la ciudad, que goza de una belleza muy particular?