2 sept. 2010

Urbanismo: Historia/Patrimonio

Entre rieles y vagones, una reseña sobre tranvías en la ciudad


El tranvía llega de la mano de los ferrocarriles, aprovechando la importación de locomotoras y vagones para el tren Guaqui – La Paz.

El primer tramo se comenzó a construir en 1904 y funcionó a partir de 1905, la Bolivian Railway implementó tres locomotoras eléctricas y cuatro carros tranvías sobre la línea El Alto – La Paz. La Estación de Trenes y el actual terminal de buses en Challapampa servían como puntos de correspondencia entre el tren a El Alto y la línea 1 de tranvía que penetraba la ciudad.

Para el centenario de la revolución, el servicio aumentó un convoy de 8 nuevos carros de origen norteamericano (General Electric- J.G. Bill). Ese mismo 16 de julio de 1909, Tranvías de La Paz – TLP - reinauguraba el servicio con una pomposa ceremonia que consolidaría la primera fase de la línea 1 hasta la Zona de San Jorge, posteriormente, en los albores de 1913 esta se extendería hasta los Obrajes.



Hasta 1925 se tenían construidos tres ramales salientes de la línea principal, uno que montaba hacia el Cementerio, otro que llegaba hasta Sopocachi alto pasando por el Montículo y el último más extenso que terminaba en el Hospital General atravesando el barrio nuevo de Miraflores. Ya, para 1936 la TLP reportaba una veintena de carros en operación sobre 15 km de rieles.

Desgraciadamente la infraestructura fue caducándose al pasar los años, ya que en muchos casos los tranvías transitaban por rieles en un solo sentido lo cual generaba congestión en algunos puntos de la ciudad, así mismo los tranvías ya no abastecían la demanda pues la ciudad se extendía rápidamente más que todo en laderas y sectores no aptos para la extensión de las líneas del TLP. Finalmente en 1950 se decidió cerrar el primer sistema de transporte - diríamos masivo - con el que contaba La Paz.







2 comentarios:

  1. Me ha fascinado este blog... soy un salvadoreño que quedo enamorado y cautivado por Bolivia y más aún por la bellísima ciudad de La Paz... cuento los días para regresar más despacio ha tan fabuloso país y ha tan bella ciudad.
    Saludos desde San Salvador, El Salvador.-

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha gustado mucho La paz, cada detalle de su historia envuelve al lector involucrandolo aun mas a su cultura, gracias por tu articulo muy bueno.

    ResponderEliminar