8 feb. 2011

Urbanismo: Habitat/Inmobiliaria

“La ciudad se ajusta a las demandas del capital inmobiliario”
- el caso del colapso del Edificio Málaga -


La dinámica de la ciudad de Santa Cruz pone en evidencia el hecho de que la ciudad, sus políticas e infraestructura avanzan ajustándose al ritmo de los capitales inmobiliarios, en lugar de que suceda lo contrario, según el especialista en planificación urbana Fernando Prado.

El derrumbe de la estructura del edificio Málaga en Santa Cruz de la Sierra, el 25 de enero, hizo que nuevamente se volcara la mirada hacia los problemas inherentes a las grandes urbes del país. El hecho es que más de una decena de muertos en este edificio colapsado, entre técnicos y obreros, llaman a la reflexión sobre este tema.



¿Están preparadas las ciudades para crecer en infraestructura y en construcciones habitacionales? Fernando Prado, del CEDURE, opina que la infraestructura de la capital cruceña no está lista para responder a las altas densidades habitacionales de los edificios. En todo caso, no queda opción más que “ir adaptando la ciudad a la demanda del capital inmobiliario, que ha aumentado el volumen de la edificación”. El ritmo lo ponen los capitales inmobiliarios.

Cuando un edificio se levanta en la ciudad, ésta debe comenzar a adaptarse ensanchando sus calles, colocando transformadores, “parchando” algunos problemas inminentes. Es decir que la ciudad se ajusta a los edificios, en lugar de que estas construcciones se adapten a las condiciones de la urbe. “El código de urbanismo, que establecía una cierta restricción a la volumetría de los edificios, no fue nunca aprobado por el Concejo (municipal) por presión de las inmobiliarias. Las inmobiliarias sacaron otra ordenanza en la que se amplía más aún la posibilidad de explotación de un lote (terreno, suelo)”, dice Prado.

Para el investigador, en Santa Cruz sucede igual que en la ciudad de La Paz, aunque en otra dimensión. En la avenida Arce de la sede de gobierno, por ejemplo, los bloques de cemento se han impuesto y han tomado el lugar de las casonas clásicas de principios del siglo XX. En la capital cruceña también se está desplazando la ciudad de la unidad vecinal, la ciudad jardín, con densidades bajas de población y casas de dos pisos como máximo.

Sin embargo los grandes edificios son una realidad sobre la que hay que actuar a diario. Frente a este hecho, Prado advierte que precisamente el caso del derrumbe del edificio Málaga demostró una debilidad institucional y en la gestión urbana, así como una precariedad e informalidad de las propias empresas constructoras a pesar de sus grandes capitales.

La debilidad de las instituciones estatales, en este caso del municipio, quedó al descubierto ante la evidencia de una falta de seguimiento y control de calidad a la construcción, dice Prado.

Fuente: Pieb
Fotografias: Fides, SCZ urbana, Pag. Siete

No hay comentarios:

Publicar un comentario