7 dic. 2011

Urbanismo: Movilidad y transporte

Ordenar el tráfico  
Es tiempo de que las autoridades policiales abandonen sus posiciones mezquinas



El Gobierno Municipal de La Paz comenzó un ambicioso plan para reordenar el proverbialmente caótico tráfico vehicular en la zona de San Francisco, pero la tarea, que de suyo se anunciaba conflictiva, pues el gremio de los choferes se opone a la medida, se ha complicado aún más, ya que el Organismo Operativo de Tránsito (OOT) también impide el trabajo edil.

Esta tarea, que por donde se la mire es beneficiosa para la vida en la ciudad, ha sido impedida no solamente por la anunciada oposición de los conductores, sino también por la mala actitud de los policías del OOT, que no sólo impidieron el trabajo de los 'reguladores viales', sino que incluso arrestaron a uno de ellos por grabar en video las faenas del resto de sus colegas.

La situación llegó a un límite rayano en lo ridículo cuando el propio Ministro de Gobierno terció en el conflicto, no para lamentar el exceso policial, sino para justificarlo y pedir al Alcalde de la ciudad "que no trate de cumplir un rol que no le compete; nosotros sabemos lo que hacemos, la Policía sabe su trabajo", ignorando que, tanto la Constitución Política del Estado, como la Ley Marco de Autonomías y la Ley General de Transportes confieren a los municipios la tarea de regular el tráfico urbano y el servicio de transporte público; en coordinación con el OOT, eso sí.
Así, hasta ahora lo que ha sido evidente es que los jerarcas de Tránsito, con el apoyo de los dirigentes del gremio de los transportistas y hasta de autoridades de gobierno, están impidiendo un plan beneficioso no porque esté mal concebido o ejecutado, sino porque, primero, pone en evidencia la bien conocida inoperancia del OOT en esta materia y, segundo, amenaza con poner fin a un estado de cosas en el que el desorden habilita la posibilidad de transacciones no necesariamente lícitas.
Es, pues, tiempo de que las autoridades policiales abandonen sus posiciones mezquinas y más bien apoyen el trabajo municipal. Si es cierto que no le toca a la Alcaldía regular el tráfico de vehículos en calles y avenidas, entonces que sean los policías que hagan ese trabajo, pero que lo hagan de manera efectiva. Mantener la actitud de oposición y boicot sólo dará la impresión de que el objetivo que se persigue es bien diferente del que implica mejorar la vida en la ciudad. Y eso es inacceptable.
Fuente: La Razón Editorial 4/12/11

No hay comentarios:

Publicar un comentario