18 may. 2010

Urbanismo: Paisajismo/Imagen urbana

Que haremos con tantos cables por los aires?


Al caminar por La Paz, salta a lo evidente un problema que esta encima de nosotros, hablamos del tendido de cables de energía eléctrica, telecomunicaciones, TV por cable, etc. incluso las acometidas públicas y privadas se las realizan de manera superficial.



Desde que apareció la energía eléctrica en la ciudad no se concibió realizar un tendido subterráneo, lógicamente resultaba más fácil extender el cableado utilizando postes y grapas para adosar los cables en las fachadas, a medida de que la ciudad crecía y la demanda de energía eléctrica aumentaba, el tendido se fue alargando, a eso se añade la aparición de las líneas automáticas de teléfonos que utilizaron el mismo mecanismo de distribución de servicio, todo de manera aérea.

Hoy en día no solo tenemos cables de luz y teléfono, pues a ello se suman el internet, la televisión por cable, conexiones de redes no inalámbricas entre edificios, etc. A tal punto que en nuestras calles vemos marañas de hilos negros que hasta en algunos casos por la antigüedad de los mismos, mucha vegetación aérea como los “claveles del aire” se reproducen a lo largo del tendido.

La Paz Urbanismo hizo una estimación del cableado aéreo en la ciudad de La Paz, el resultado arrojo cifras impactantes que demuestran que estamos frente a un problema serio. Por ejemplo: solo en la zona central incluyendo las laderas, el cableado aéreo llega a los 6.883 km lineales aproximadamente, mientras que en todos los ejes de la zona sur llega a los 5.385 km. lineales, sumas que denotan la falta de atención por décadas a esta problemática.

En total hablamos de 12.268 km lineales aproximadamente de tendido aéreo, lo suficiente para que juntando todos los cables se unan las ciudades La Paz y Jerusalén. Ahora bien dividiendo esta suma entre todos los habitantes de la urbe, se tiene que a cada paceño le tocan 71.1 km lineales de cable, lo suficiente para juntar La Paz con Achacachi 872.000 veces.



Con estas cifras que saltan de lo normal, será necesario repensar en este tema, pues si bien los ojos de los ciudadanos se acostumbraron a ver estas marañas, muchas consecuencias que surgen de la no planificación pueden convertirse en un riesgo latente para todos los que caminamos las calles de La Paz, esta por demás decir que la imagen urbana seguirá reflejando deterioro, desorden, caos, informalidad…

No hay comentarios:

Publicar un comentario